Quiero Hacer

Hackear al Ex

Hace unos días me junté a merendar con unas amigas, y hablando de todo un poco una de ellas dijo algo que me resultó tan indignante como tristemente familiar:

No estoy tomando más Coca Cola porque me hace acordar demasiado a mi ex, que le encanta

Cuando la escuché pronunciar esas palabras tuve que contener el impulso de pararme sobre la mesa y patearle mi tostado directo a la cara gritando CÓMO VAS A RENUNCIAR A ALGO POR ALGUIEN, pero me frenó la empatía. Es decir, enfrentemos la realidad: quién no estuvo en esa situación alguna vez, abandonando cosas que nos gustan porque están demasiado ligadas a alguien que ya no está. A mí a lo largo de la vida distintas personas me han sabido arruinar de todo: restaurantes, directores de cine, escritores, bandas, series, hasta una marca de mayonesa. Y nada de eso es culpa de esas personas en absoluto (¿cómo va a tener la culpa de hacer algo alguien que ya no está y que por lo tanto, no hace nada?), y eso es lo que más irritante me resulta: si decidimos abandonar algo que disfrutamos, es 100% nuestra responsabilidad.

Cuando estamos mal por alguien todo lo relacionado a esa persona oprime el pecho, y es lógico tender a evadirlo para proteger nuestra integridad emocional. Incluso cuando ya no estamos mal por ese ser, nuestra propia condición humana nos lleva a volver mentalmente a ese último lugar en el que fuimos felices y sufrir un poco, por inercia, aunque ya no sintamos nada. Y eso probablemente siga pasando un montón de veces hasta el día en que aparezca alguien nuevo que nos patee la estantería de un beso, lo cual puede suceder en días, meses o años… ¿Posta estamos dispuestos a pasar todo ese tiempo sufriendo mientras tanto? ¿A pasarla mal cada vez que tomemos una Coca, o peor aún, a dejar de tomarla?

Yo no estoy dispuesta pero ni en pedo.

En la vida nos pueden sacar objetos, personas, lugares y un montón de cosas más, pero si hay algo que nos pertenece totalmente es nuestra cabeza y todo lo que pasa adentro de ella, entre eso nuestros recuerdos.

Y si bien es prácticamente inevitable unir esas memorias a las personas con las cuales las vivimos, creo que está bueno encontrar la forma de frenar esta tendencia humana a la melancolía y su consiguiente evasión o masoquismo (según de quién hablemos) y enfrentarla con huevos. ¡Pare de sufrir! nos diría un pastor evangelista brasilero de la tele, y tendría razón. Paremos de sufrir.

Hay algo que hice ya algunas veces, que siempre me dio buenos resultados y que quiero compartir por si hay alguien ahí afuera pasando por una situación similar en este momento. Es una mecánica que decidí llamar ‘Hackear al ex’, y funciona más o menos así:

1. Agarrá una hoja en blanco y trazá una línea vertical por el centro, de manera que te quede dividida en dos columnas.

2. Del lado izquierdo de la hoja enumerá todas las cosas que te hacen acordar a esa persona y te hace mal. Es decir, todo eso que te duele y que estás tendiendo a evitar. Puede ser cualquier cosa, por más tarada que suene: desde ir al planetario hasta comer pochoclos dulces en el cine, pasando por ver House of Cards, pedir pizza o viajar en el 67. Espacialas entre ellas para que se distingan bien la una de la otra.

3. Una vez que hayas terminado de completar esa lista, pasá al lado derecho de la hoja y anotá todas las actividades solitarias que te vengan a la mente y que te transmitan felicidad. Cosas que hacés, o cosas que no hacés pero te gustaría: andar en bicicleta, comer helado, leer, visitar una exposición de arte, ir a la biblioteca nacional, dibujar, cantar, escribir… Espacialas también entre ellas.

4. Cuando tengas ambas columnas completas, agarrá biromes de colores y empezá a unir los puntos. Fijate qué cosas de la columna izquierda podrían realizarse al mismo tiempo que otras de la derecha, y unilas. Por ejemplo: escuchar Arctic Monkeys (me hace acordar a X persona) + andar en bici (me hace feliz). Podés atribuírle varias actividades de la derecha a una misma de la izquierda (escuchar Arctic Monkeys + andar en bici, ir al vial costero, usar mi bufanda preferida), pero nunca elijas dos de la izquierda juntas. La idea es trabajar de a un recuerdo por vez.

5. Let the hacking begin! Destinate un momento de la semana y llevá a la realidad la unión de puntos que hiciste en papel. Bancate Arctic Monkeys por mucho que te haga acordar a tu ex y andate al vial costero a andar en bici con esa banda sonando en tus auriculares. Sentate a mirar el río mientras comés tu golosina favorita, y seguí escuchando Arctic. Caminá por Vicente López, y seguí. Cerrá los ojos, sentí el vientito, y no dejes de escucharlos.

Al principio vas a pensar en esa persona, claro, pero muy de a poco te vas a ir dando cuenta de cómo ese recuerdo viejo se va diluyendo con los nuevos que estás generando. Estás llenando de tanto color y sabor a la memoria en cuestión que el recuerdo anterior va a tener que hacerse más chiquito sí o sí para hacerle un espacio a los nuevos. Y la próxima vez que escuches Arctic Monkeys en un bar obviamente vas a acordarte de la vez que los viste en vivo con tu ex, pero también te vas a acordar de Vicente López. De lo inmenso que es el río. De lo lindo que se siente el viento de la bici en tu cara. De lo rica que era esa golosina. Vas a sentir el perfume de tu ex, sí, pero no te va a noquear de una patada en la cara: lo vas a percibir tenue junto con un montón de otros olores y sabores nuevos que solo tienen que ver con vos. Cuanto más lo hagas, cuanto más enfrentes tu tabú y más cosas nuevas le metas al recuerdo, más lo vas a lograr diluir. Y cuando te quieras dar cuenta, Arctic Monkeys va a ser una banda tuya, no de él, ni de ella, ni de nadie más.

Y le digo a mi amiga la que quiere dejar la Coca: no la dejes. Comprate más botellas que nunca, llevalas al río, al cine, al tren, a barrios a los que nunca fuiste, sentate a mirar fuegos artificiales mientras la tomás. Llená la Coca de recuerdos nuevos, redescubrí su sabor. Y si después de todo eso igual decidís dejar de tomarla, que sea porque es una bebida de porquería y no porque te hace acordar a alguien. Que sea una decisión que tomaste por vos, nunca por alguien más.

Al hackear a tu ex estás gritándole al mundo que una persona no te define.

Estás aferrándote a tu individualidad.

Estás reclamando algo que te pertenece.

Estás llenando vacíos que solo vos podés llenar.

Y no hay nada más lindo en el mundo que sentirse completo.

You Might Also Like

18 Comments

  • Reply
    Catalina Vilches
    17 julio, 2016 at 5:12 pm

    Tus teorias y tu forma de narrar es increíble tus post me dan alta felicidad cuando los veo como cuando sale el primer capitulo de la segunda temporada de tu serie preferida. Sos una genia, segui desarrollando esa creatividad, vas a llegar lejos.

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:54 pm

      Este fue el halago más lindo que me hicieron en la historia de la vida.

  • Reply
    Adriana Botta
    17 julio, 2016 at 6:22 pm

    Profunda reflexion, tu espacio es el Ágora para reflexionar sobre todo aquello que nos toca el ser… tenés el arte de la palabra verdadera y la generosidad de compartír y ayudar …..sos la hija más bella que Dios creó para nosotros ! Te quiero !

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:54 pm

      Te adoro ma!

  • Reply
    Anónimo
    17 julio, 2016 at 8:10 pm

    Sos muy linda, por las cosas que decís y por como lo decís. No hay nada mas lindo que descubrirse a uno mismo, brindo por eso.

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:58 pm

      Muchas gracias, anónimo 🙂

  • Reply
    Ana María
    18 julio, 2016 at 8:44 am

    Decir me encantó, es poco. Me cuesta definir lo que me transmiten tus palabra. Fuerza? Energía? Positividad? Fe en uno mismo? No sé, pero sí puedo de decir que es una hermosa manera de sacarnos de encima todo aquello que nos molesta y no nos deja crecer. Bss y adelante!!!!!!

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:58 pm

      ¡Muchísimas gracias!

  • Reply
    Gucci
    19 julio, 2016 at 7:59 am

    Tremenda terapia de shock!!
    No sé si me animo a exponerme a recuerdos dolorosos así a propósito. Está bueno que hayas desarrollado un método igual, al menos ya sé por dónde empezar.

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:59 pm

      Mi pequeño delay para responder mensajes. ¿Lo habrás aplicado? ¿No lo habrás aplicado? #komosaver

  • Reply
    Xiomarilla
    21 julio, 2016 at 6:27 pm

    ¡Me encanto! ♥

    • Reply
      Lali Bonomini
      1 septiembre, 2016 at 4:59 pm

      Me alegra mucho 🙂

  • Reply
    Tuti
    26 septiembre, 2016 at 12:35 am

    LLoré por que es verdad! Todo lo que escribiste es TAN cierto! Me hiciste pensar mucho, gracias por este post! (si, es un post viejo y yo comentando jaja pero soy nueva, es un STALKEO al blog!)

    • Reply
      Lali Bonomini
      26 septiembre, 2016 at 8:30 pm

      Gracias a vos por compartirme lo que te hizo sentir ❤️ Pero espero no hacerte llorar más! jajaja

  • Reply
    Mariana B
    29 septiembre, 2016 at 10:43 am

    Ufff parece que Artic Monkeys es el cliché de de los dolores del corazón, shit.
    Comparto absolutamente la mirada y el método para volver a apropiarse de lo que antes de ser “nuestro”, fue mío (en mi caso Do I wanna know, un clásico de los rompimientos que antes de hacerme doler solo me parecía una canción absolutamente genial).
    Dicen en psicoanálisis que el deseo está en constante movimiento, por eso creo que la mejor manera de correr nuestro objeto de deseo del lugar de sufrimiento hacia uno de disfrute (sobre todo la música que es tan sanadora) es la de tomar coraje y poner eso que nos duele bien enfrente de nuestras narices, e invitarlo a pasear con nosotros, exactamente como lo narraste.

    Gracias por hacer a los humanos sentirnos menos raros entre los comunes.

    • Reply
      Lali Bonomini
      29 septiembre, 2016 at 10:54 am

      Me encantó la frase final. Gracias a vos 🙂

  • Reply
    Paula
    2 enero, 2017 at 8:32 am

    Lali, te empecé a seguir en insta por casualidad. Escribiste algo sobre el año nuevo hace un par de días que me puso en perspectiva. Lo que decís sobre decidir ser la persona que una quiere ser. No se por qué recién ahora hice click en el viaje de ida de leer tu blog, pero vengo desde el insomnio de anoche leyéndolo completo. Y esta entrada acaba de resultar de lo más inspiradora y necesaria en mi vida. Me hiciste sentir empoderada.
    Gracias! Te seguiré leyendo!

    • Reply
      Lali Bonomini
      2 enero, 2017 at 8:47 pm

      me encanta! qué hermoso 🙂 a sentirse empoderada todo el año entonces!

    Leave a Reply